“Las vueltas que da la vida”.

remolino_de_fuego_2

Queridos lectores y amig@s, los saludo con gusto.

Hoy para mí es un día lleno de muchos contrastes y matices, por un lado, muy emocionado por inaugurar esta nueva etapa de mi blog en mi pequeño mundo que es: xicani.com Desde ahora, prometo tener una comunicación directa e interactiva con ustedes, para seguir abordando los temas e inquietudes, acerca de temas humanos, de inclusión social, discapacidad, política y temas importantes de mi país que es México y el mundo.

Hoy titulé esta entrada así por varias razones; la primera, la que les cuento y la segunda y no menos importante, la parte emocional que suele desencadenar en “enfermedades”.

Y es que hace un par de semanas, publiqué por mis redes sociales, la pérdida de un gran amigo, pero, imagínate, son de esas cosas que no lo crees, y más por cómo se dieron las cosas. Resultó que me llamó hace un mes, hicimos la misma broma de siempre: “Hola buddy cara de lápiz,” le dije, él, como solía contestar, me dijo: “Hola buddy cara de manzana”. Nos reíamos a carcajadas, me contó que estaba bien, emocionado por la llegada de su segundo hijo y me comentó si nos podíamos ver la siguiente semana, yo muy emocionado le dije que sí, quedamos pendiente para esa visita, una visita que no se dio.

Al paso de los meses, todo iba normal, yo con mucho trabajo, mis conferencias, mi fundación, Masisa, Éntrale, tantas y tantas cosas por hacer, que el tiempo no rinde para nada, y que cuando volteas, ya es de noche. Pasaron días, recuerdo perfectamente que un viernes vi en el muro de Facebook de mi Poncho que se había comprado una moto, él, era fanático de las motos y las rodadas con amigos, las solía hacer de vez en cuando. El domingo de esa semana, vi un video en donde mostraba su moto y cómo se ponía la indumentaria necesaria para comenzar la rodada. Nunca imaginé que sería el último video que vería de él, nunca…

Recuerdo que en ese domingo, fui a festejar el cumpleaños de un amigo entrañable, uno de mis hermanos. Me reuní con grandes amigos de la universidad, viví uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Llegué a casa, era una noche lluviosa y fría, no me imaginé recibir una llamada que me moviera todo, que de tan sólo recordar, vuelve a mi ese escalofrío de aquella noche del 11 de septiembre.

“¡Poncho falleció!” Me decía Ally con una voz entrecortada y con llanto. Yo me quedé helado, fría, vacía, como si una parta de mi corazón se hiciera pedazos. No lo podía creer, ¿Por qué así?, me pregunté. El destino ya estaba escrito…

Y es que, los jóvenes como yo, pensamos que teneos el mundo a nuestros pies y que nada ni nadie nos hará nada, como si fuésemos mejor que “Superman” o cualquier “Superhéroe”. La realidad es que no, no somos inmortales, somos seres humanos, tan sensibles, tan vulnerables.

Me dolió, me dolió muchísimo, como si un hermano mío me hubiese dejado, a los 34 años, con un hijo en camino y con tantos sueños y proyectos inconclusos…

Sólo puedo decirte a ti amigo, hermano, que donde quiera que estés, nos seguiremos acompañando. Yo aquí y tú allá, siguiendo nuestros sueños y metas y apoyando a mucha gente para llevarla al siguiente nivel.

Desde aquí, agradezco mucho el generarte en mi espacio, por tu aprecio y cariño.

Gracias amigo.

Y es que, dicen que las emociones reprimidas, tiene todo que ver con síntomas o enfermedades, y sí, me queda claro que sí.

En estas tres semanas, he vivido una montaña rusa en mi vida, y te confieso que la principal emoción que he vivenciado y que me tiene en desajuste, es el miedo a la muerte. Te confieso que antes, no la vivenciaba de esta forma, al contrario, no me daba miedo y la veía como algo lindo, porque si algo estoy seguro es que los que trascienden, siguen habitando en el universo.

Pero hoy, no me quiero ir, tengo una misión de vida para hacer y continuar, es por ello que ya me estoy ocupando de todo en integridad, trabajándome, con dieta balanceada, creando hábitos nuevos de alimentación y estilo de vida y teniendo apoyo médico en todas las áreas para corregir lo que la emoción detonó en mí.

“Hoy, gracias al apoyo de ustedes, me siento mucho mejor, con ganas de seguir adelante, de seguir con mi sueño de apoyar a muchas personas a lograr sus metas y decirles, “¡Sí se puede!”.

Y justamente, aplica una frase que digo mucho, “La vida se vive sólo una vez. Disfrútala al Máximo”.

Por cierto, me llegó a la mente una canción que para mí es un himno de vida, además, está escrita por mi gran amigo, Aleks Syntek, hablo de “Corazones Invencibles”. ¡Gracias a tod@s por ser inspiración!

Con cariño:

Xicani Godínez López.

Xicani®
Xicani®, es Periodista, Conferencista Motivacional, & Coach Ontológico & de Vida, con una trayectoria de 7 años en diversos Medios de Comunicación, y 3 años, impartiendo su conferencia, “El Sentido de la Vida & la Felicidad”. Es autor de la columna semanal, "Sigo en Pie". Así como fundador de, Xicani® Consultoría & Coaching, & Xicani® Online: http://xicani.com/ Además, es Co-fundador de Fundación Vuelo Libre A.C.
Xicani® on FacebookXicani® on GoogleXicani® on InstagramXicani® on LinkedinXicani® on TwitterXicani® on Youtube