Carta a Papá… (Nueve años después)

 

Querido Chucho,

 

Hoy es un día soleado en tu jardín, las mariposas llegan de vez en vez, para avisarme que estás bien, pero ésta vez, llegaron con correspondencia desde el “Pequeño Mundo Mágico” Allá donde están tus cuates y tú, echando desmadre. Para Xicani, decía la correspondencia. Lo más extraño, es que esta correspondencia traía fecha de junio 20 del 2009. Eso he de confesarte, me inquietó, pero recordé que siempre me dijiste que en el “Pequeño Mundo Mágico” Está la gente más “chingona” Y que por ello, pueden hacer magia. Supongo, que por ello me llegó hasta ahora tu correspondencia, nueve años después.

 

Y es que, te he de confesar que me extrañaba no recibir noticias tuyas. No nos hagamos, tú me prometiste que nos mandaríamos noticias siempre, “y chin chin el que se rajara” Pero de seguro, allá, estarán pasando la fiesta tu amigo, Jacques-Yves Cousteau. Adivino, tomando Tequila, con un limón, hablando de las nuevas especies marinas. Y no me quiero imaginar las extraordinarias tertulias con tu compadre, Carl Sagan, discutiendo y alegando sobre, ¿Cuál es el mejor libro? Cosmos o Los dragones del Edén. Apuesto a que invitaron a, Stephen Hawking, a que se sumara a la charla. Ya sé, les hiciste una paella, de esa que presumes a donde quiera que vas, ah, y se me olvidaba, su agua mineral.

No te digo, te la pasas de fiesta en fiesta, de tertulia en tertulia y te olvidas del pacto que hicimos, pero… Bueno, también debo decir que apenas recibir tu carta, pero eso no te exime de culpa. De seguro me dirás que tienes un pacto con el ser supremo del “Pequeño Mundo Mágico” si esto fuera así, te juro que me reiría hasta tirarme de mi silla de ruedas, no que tú muy ateo, diciéndome que por qué me prestaba a hacer mi primera comunión. Sería el colmo.

Pero bueno, te cuento un poco de lo que he estado haciendo durante estos nueve años… ¿Recuerdas que estaba en la carrera de Periodismo y Comunicación en la Universidad Franco Mexicana? Pues, terminé en 2010 y me gradué con honores.

Por un lado, me dio mucho gusto terminar, cero tareas, recuerda que nunca me gustó hacer la tarea. Afortunadamente, tú me dijiste que, “La escuela está hecha para personas”… A decir verdad, no sé si al escuchar esa frase, me daban ganas de reír o llorar. Pero, quiero creer que era un apoyo hacia mi, para que no me rindiera y para que no claudicara en mis sueño de ser un reconocido periodista en nuestro país.

Después de eso, vino una etapa muy fuerte, no encontraba trabajo. Si si, ya sé que me vas a reclamar que por qué no metí curriculums antes de que terminara la universidad, ya sé. La verdad es que quise aprovechar hasta el último minuto mi etapa como estudiante, disfrutar a mis compañeros de generación, a mis maestros, a mis amigos. De pronto, me vi en esa encrucijada que tanto mencionas en tu carta, “busca trabajo a toda costa” Igual que tú, me paralicé de miedo, no sabía qué hacer. Envié 129 curriculums, de los cuales me respondieron uno, “Xicani, por el momento no hay vacantes disponibles, pero en cuanto tengamos una, te llamamos”. Esperaba al teléfono y al correo a diario, pero esa llamada, nunca llegó.

Afortunadamente, gracias a la tenacidad que me enseñaste, me di cuenta que, “siempre hay recompensa” y logré encontrar un trabajo, mediante una campaña de inclusión social y laboral para las Personas con Discapacidad. ¿Y sabes? Gracias a eso, descubrí lo que me apasiona, mi misión de vida.

Gracias a esto, he tenido el honor y el privilegio de dar mi mensaje e historia de vida a foros importantes, a nivel nacional e internacional, llevando esa fuerza y tenacidad que me enseñaste y que siempre te caracterizó.

En el amor, te cuento que me he enamorado varias veces. No recuerdo cuantas. En algunas me ha ido bien, y en otras no tanto, pero… ¿Sabes lo que me gusta? Que después de dejar ir, vuelvo a creer y estar listo para amar con el corazón en la mano.

Tengo dos perros llamados, Kira y Bruno. Kira, es un enano que tiene permitido estar en casa. Mamá dice que le habla, pero como bien sabemos tú y yo, los perros no hablan. Llegó poco después de que te fuiste de aquí, aquella tarde de Junio. y Bruno es un BullDog grandulón. Te caerían muy bien y estoy seguro que serían amigos.

En tu carta me dices que, le pidiera apoyo a Pepe, Pepito, tus compadres, Oscar y Jorge, sobre cómo ligar y ser un “Casanova”  Todos han sido piezas fundamentales en mi vida. y han estado conmigo, como tú bien lo dices. Seguramente, ya has de haber tenido una larga conversación con Pepe al respecto. De seguro te puso al día. Sigo ilusionado en ese amor del que tanto me hablaste, de ese amor incondicional y de lo que significó Yolanda en tu vida. Ese amor al que le dirías “sí” una y mil veces.

Respecto a México, pues no ha cambiado mucho. Recuerdo que cuestionabas si los segundos pisos de Ciudad de México funcionarían. Te cuento que estamos invadidos de pisos elevados que cuestan un ojo de la cara, estamos llenos de corrupción, personas que se van, y personas que nacen. Pero, ¿Sabes qué sigue igual? Personas que como tú, aman lo que hacen, se apasionan por su trabajo, y actúan con “honestidad” si hay una palabra para definirte, sería esta.

He saludado a empresarios con los que nunca estuviste de acuerdo, a políticos que te irritaban cuando los escuchabas. Y he descubierto dos cosas, las cuales tú negaste. Una, que son seres humanos, como tú y yo. Y dos, no son nada parecido a lo que me contaste que eran.

Tengo una fundación con Yolanda, tu esposa. Se llama Fundación Vuelo Libre. Apoyamos la rehabilitación y empoderamiento de Personas con Discapacidad, les brindamos terapias psicológicas y talleres de empoderamiento, para incluirlos en un trabajo digno y remunerado.

También me certifiqué como (Coach Ontológico y de vida) No sabes lo feliz que me hace haber adquirido estas herramientas, y así poder tener otra perspectiva de vida.

Y mi pasión de vida, facilitar conferencias y talleres motivacionales y de empoderamiento personal, en los cuales pretendo visibilizar la cultura de la inclusión social y laboral para las Personas con Discapacidad.

En tu carta, me pones que me fallaste, por que no pudiste dar la batalla a la “pinche vida” Y ¿Sabes algo? No, no me fallaste ni perdiste la batalla, al contrario, ganaste. Tú me enseñaste a pelear como guerrero, a seleccionar tus batallas y a ganarlas, en base al amor y compromiso, primero contigo y luego con las personas que te aman.

Finalmente, nueve años después, en un momento de mi vida en donde me siento vulnerable, me llegó esta correspondencia tuya. No sabes qué extraordinario fue leer cada una de tus palabras, leer a ese Chucho, con su esencia fuerte, pero con un corazón enorme.

Con lágrimas en los ojos, te doy las gracias. Gracias por aparecer cuando más te necesito, cuando más te pienso. Gracias por dejarme un gran legado, por lo cual he llegado hasta aquí. Me duele en el alma no tenerte aquí, para que seas testigo de lo que tu “pequeño cachorro” ha logrado. Pero sé que desde el “Pequeño Mundo Mágico” nos estás viendo y nos cuidas a mamá, a mi hermana y a mi. ¡Te quiero mucho, con el alma! Me gustaría decírtelo en persona, pero lo dejo aquí en estas líneas y en tu corazón.

No sabes qué gran regalo fue leer tu correspondencia para mi, aunque haya sido nueve años después, querido amigo, querido papá.

 

Con cariño, tu hijo:

Xicani.

 

Visite el sitio de noticias: http://pilotzinoticias.com/

Visite el blog: http://pilotzinoticias.com/author/xicani/

Xicani®
Xicani®, es Periodista, Conferencista Motivacional, & Coach Ontológico & de Vida, con una trayectoria de 7 años en diversos Medios de Comunicación, y 3 años, impartiendo su conferencia, “El Sentido de la Vida & la Felicidad”. Es autor de la columna semanal, "Sigo en Pie". Así como fundador de, Xicani® Consultoría & Coaching, & Xicani® Online: http://xicani.com/ Además, es Co-fundador de Fundación Vuelo Libre A.C.
Xicani® on FacebookXicani® on GoogleXicani® on InstagramXicani® on LinkedinXicani® on TwitterXicani® on Youtube